Vital

Carmen Victoria Pérez: ronquita es la noche

“La Flaca” habla sobre su carrera y evoca sus inicios en el medio, hace 46 años, el mismísimo día de los enamorados

     


faitha-nahmens_big

Por Faitha Nahmens

Tal día como el 14 de febrero, día de los enamorados, hace 46 años, la Flaca, como le han dicho siempre, tomó el micrófono por primera vez; entiéndase bien, comenzó su carrera de dama de la noche; entiéndase como es, dio inicio a su trayectoria en el star system vernáculo. Hoy, cuando descansa por un ratico en sus laureles –el espacio de tele en el que estaba en el Canal i será reinventado y tal vez colocado en horario más cómodo, acaso sólo los fines de semana- jura que no para, sigue, sigue.

Prepara, en el ínterin, un taller de oratoria para futuros animadores aunque también serán bienvenidos, por supuesto, todos aquellos que por re o por fa deben hablar en público, los que deben presentaciones de proyectos o conversar desde un púlpito y pontificar. Pauta: los días 27 y 28 de febrero; es que le gustan las fechas marcadas en rojo. Quien fuera la primera comentarista deportiva del país mantiene en stand by su edad incierta, y enhiestos los pómulos, como su voluntad, y la voz ronquísima de siempre. No cabe duda: pese a tanto salto y sobresalto, inmune a las inclemencias del tiempo –y/o de estos tiempos- conserva como santo y seña el empaque digno que compensa con una carcajada repentina. Sí. Ha ido y venido; pero no parece haberse extraviado nunca.

carmen victoria-       Comenzaste con Renny, como Mirla ¿era un hacedor de divas?

-       Del trabajo de oficina en un banco, que prometía toda la abulia previsible, pasé a trabajar en la tele, y entonces, de andar de aquí para allá con un block de notas, al escaño siguiente: la asistente de Renny Ottolina. Más que un estadio eso fue un curso completo de profesionalismo y de vida; su presencia  carismática y serísima intimidaba a la vez que imantaba; y yo no lo haría tan mal cuando siendo él tan exigente me propone de seguidas compartir su micrófono, o sea, el micrófono con él.

-       Nunca se planifica la llegada al clímax ¿no?

-       Ja, la verdad es que lo deseas y cuando menos lo espera, llega, en mi caso, con bombos y platillos. Creo que me esforcé y me desempeñé con tino hasta que por fin llegó la gran oportunidad. Claro que tampoco olvido el temblequeo en mis rodillas, temblequeo que por cierto, te confieso, todavía siento hoy por hoy, pero es por el respeto que siento por el público que merece lo mejor.

-       Desde entonces mantienes tu fama de dama con categoría y serás por siempre la voz de las galas musicales, y de los eventos con lentejuelas.

-       Soy la noche. Desde el Miss Venezuela hasta Ven a mi mesa, trecho que no es poco, esa imagen me persigue.

-       ¿Querrías cambiarla?

-        No, no, es mi imagen y me gusta, es como encontrarse, ubicarse, creo haber hecho una carrera con cuidado y afán que me ha dado un sitial no de yeso, no, por favor, ni siquiera un nicho, pero sí consistencia, claridad. Ha sido una conquista de mí misma.

-       Todo bajo control, pues.

-       Puede ser aunque con las movidas de piso que propina el país, que en realidad son movimientos telúricos, nunca se puede tener el control.

-       ¿Y lo has tenido en el amor, cuando menos remoto?

-       Mi mamá me dijo una vez que si no creía que un hombre me hubiera marcado de manera rotunda es porque nunca había amado con el frenesí que parece que si vivió ella. ¿Sabes su historia?

-       ¿Era una romántica?

-       Recién casada se vino de Colombia tratando de desmarcarse de la violencia y en el barco murió su esposo, ella no tenía los 18, luego de pasar mucho trabajo en Venezuela, donde desembarcó viuda, se casa con quien es mi papá. Primero su Titanic y luego el gran amor. Fue eterno.

-       ¿Es la nostalgia un tópico de tu identidad?

-       No quisiera sentir nostalgia, porque lo importante es seguir inventando y seguir dando, pero te digo que, en lo que respecta al ambiente artístico, por ejemplo, aquella época llamada de oro de la televisión, cuando había shows musicales de tronío, y producciones ambiciosas parece haber quedado atrás, la crisis parece haberse colado en todos los resquicios; sin la intención de menospreciar a nadie no ves otro Renny u otro Aldemaro Romero… tampoco el afán de calidad de antes, con todo y que la tecnología ha variado del cielo a la tierra.

-       Con todo, estás de vuelta.

-       Como sea, esta es una maravillosa oportunidad, no la llamaría segundo debut porque estoy en lo mío y sigo siendo yo, aunque luego de un paréntesis; ahora mismo el espacio está en proceso de reinvención, yo estaba agotada, pero no puedo desaprovechar las circunstancias, los actores cuentan con más tiempo, un ejemplo encantador es Eva Blanco a quien deberían rendirle un homenaje, y acaso el mejor de todos debería ser el de la seguridad social de la que no goza nadie en el medio artístico.

-       Lo cierto es que aunque queda en suspenso Ven a mi mesa, crees que hay Carmen Victoria para rato.

-       Así es.

-       Los números indicaban que Ven a mi mesa había subido el rating luego de rotar al horario nocturno ¿no?

-       Sí, lo único que lamentamos es que Isabel González se fue, creo que tiene un proyecto personal de corte periodístico, pero la teleaudiencia nos había admitido como pareja de conductores a Juan José Bartolomeo y a mí.

-       ¿Antes de comenzar te pidieron discreción, dejar algún tema por fuera, moderación?

-       Me gustó poder trabajar en lo mío y en cuanto al canal i tengo que reconocer que ha habido una intención de equilibrio.

-       ¿No te ha tentado nunca la política?

-       La miro con el ojo fijo, pero sin afanes protagónicos

-       ¿Qué tiene Carmen Victoria Pérez, gourmet y animadora de tele más llena, la alacena o el armario?

-       Tengo cosas ricas en la despensa y un closet repleto de trajes de corte perfecto, que todavía a veces me echo encima.

-       ¿Más piezas vintage que modernas?

-       No te olvides que soy vanguardista.


INFORMACIÓN RELACIONADA
  • No Related Post

DANOS TU OPINIÓN

Un comentario »

Faitha, Faitha. Bella pluma, bella mujer.

Posteado por Rodrigo García a las 12:13 PM, 5 de Marzo 2010