El chinchorro-Sutra

El arte del amor y el sexo en una hamaca

     


Si pensamos en sexo criollo, deberíamos referirnos a nuestros íconos y referentes. Yolanda Valery, en la nota publicada en BBC Mundo, El arte del amor y el sexo en una hamaca, lo hace. Carlos Torrealba, über master en filosofía y doctor de ciencias políticas y sociales, escribe sobre 60 maneras de hacer el amor sobre un chinchorro. El autor comenta que debemos relacionarnos con nuestra piel y nuestro sentido del tacto para poder relacionarnos con el otro como es debido. Una vez que nos entendemos en este ámbito, debemos observar el espacio que nos rodea y utilizar lo que está en él.

El 30% de las casas venezolanas tienen un chinchorro o hamaca en su casa. Si vemos en los hoteles “distracciones” para usarlas durante el acto sexual con nuestras parejas, por qué no hacerlo en casa con nuestros propios accesorios decorativos. Torrealba comenta que “es de mucha sexualidad y mucha piel”, exótico podríamos agregar, elemento que jamás es excluido a la hora de pensar en sexo.

Más de 60 posiciones están referidas en el libro de Torrealba: “Todas tienen nombres sugerentes, que aluden a esa vida a campo traviesa, de largos paseos a caballo y cría de ganado que es la vida en el llano venezolano o del gaucho en la pampa. Está el “perrito sabanero”, “el tractor”,”el herrero”, “la ribereña” o “el alcabarán”. “El  llanero es un atleta”, agrega. Y que más sugestivo que esto para probarlo.

El sexo es una hoja en blanco, un cuarto vacío al que siempre son bienvenidas las nuevas propuestas. Qué mejor que incluir al llano venezolano, sus movimientos, colores y sonidos en ellos.

Pero en el fondo, Torrealba advierte, la base de todo trasciende los nombres, la técnica o el mero contacto físico. El libro, sentencia, “te da a entender que el tamaño sí importa: el tamaño del amor, del deseo, de la imaginación”. A colgar la hamaca y a mecerse.

Lea el reporteje completo en BBC Mundo


INFORMACIÓN RELACIONADA

DANOS TU OPINIÓN

3 comentarios »

El autor debe advertir que el riesgo de embarazo es alto al usar el chinchorro como lecho para hacer el amor, debibo a que actúa como péndulo que devuelve el esfuerzo y la penetración se hace con impetu, lo que aumenta los ciclos de empuje y hace que la carrera del pene en l vagina se vaya acortando hasta que al llegar el orgasmo se acoplen a manera de “lambada” con una penetración sostenida a fondo.
Fijense en lo numerosas en hijos que son las parejas pertenecientes a comunidades en donde el chinchorro es la única opción.

Posteado por El rayo a las 10:26 AM, 5 de Marzo 2010

soy una niña como pudo poner esto son chinchirros

Posteado por carolina a las 12:43 PM, 25 de Julio 2010

¿como puedo conseguir un ejemplar de estos

Posteado por jose a las 3:03 PM, 4 de Noviembre 2010