La cárcel de Sabaneta tiene piscina, gimnasio y discoteca

Es la zona más codiciada de los internos

     


En la cárcel de Sabaneta los internos mantienen una lucha por tomar el control de un área del penal, donde sólo es manejada por el “Pran”: piscina, gimnasio y discoteca. La zona llamada de “reeducación” donde conviven 615 internos entre los oficios y la seguridad. Esa área es adonde todos los reclusos quieren ser asignados. No les importa derramar sangre con tal de coronarse como dueños y señores de sus instalaciones.

Es la única área acondicionada de toda la cárcel de Sabaneta, donde la piscina  fue construida por los internos y  en el gimnasio no se permite fumar, donde los internos tienen la responsabilidad cuidar del espacio y hacer respetar las leyes, reseñó La Verdad.

Cerca del gimnasio hay una discoteca con sillas y mesas. Venden licor, cigarrillos y reciben a las prostitutas que ingresan en horas de la tarde del martes o jueves. Cuando se prepara una celebración, llaman a la mujer encargada de llevar a las meretrices para hacer la lista con las indicaciones: rubia, delgada, pechos grandes. Ella se encarga de cumplir las órdenes y en hora de la noche están en la fiesta. El equipo de sonido tiene más de 22 piezas, incluyendo máquina de humo y luces infrarrojas.

Para ingresar a la discoteca se debe pagar una membresía. No cualquiera entra: está reservado el derecho de admisión. Son más de 100 bolívares el pago mensual y cada miembro tiene garantizado el licor escocés y los cigarrillos extra suaves. “Flash”, el “pran” del área de Reeducación desde que asesinaron a “Pachito” en una revuelta parecida a la del domingo pasado, asegura que no se trata de una discoteca sino de un gimnasio. El antro nocturno lo reveló el Cicpc hace varios meses, justo después que varios sicarios trataron de asesinar a la encargada de llevar a las prostitutas y por una mala puntería acabaron con la vida de su prima, una estudiante universitaria que recién estrenaba un vehículo a sus escasos 22 años.

Zona codiciada

Como ningún interno de otra área puede ingresar a Reeducación, 615 reos protegen entre palos, piedras, cuchillos y pistolas la zona del penal. Todos quieren Reeducación. Allí todo está ordenado por la misma labor de sus internos y muchos de ellos se encargan de criar los animales de corral que tienen en una zona al aire libre que llaman “granja”. También tienen un cuarto para guardar las armas.

Cuando comienza la batalla para dar el golpe de estado en Reeducación, 615 internos se apuestan en las puertas principales para evitar la entrada de los intrusos.

Se organizan en “carros”, como se le conoce a los grupos de reclusos. “Flash” tiene uno propio, que es una suerte de ejército con más de 70 hombres a su favor. Lo defienden hasta con los dientes y buscan por todos los medios que ninguno entre donde está el jefe.


INFORMACIÓN RELACIONADA

DANOS TU OPINIÓN

Un comentario »

Impresionado con la noticia.

Posteado por Kelv a las 9:01 AM, 17 de Noviembre 2010