El Diamante de Barrabás

Esta piedra preciosa tenía 54.3 milímetros de ancho por treinta milímetros de largo y más de ciento cincuenta kilates

     


La historia de este diamante se remonta a 1942, cuando un minero de nombre Jaime Teófilo Hudson, alias Barrabás, hijo de trinitario y venezolana, junto con dos de sus compañeros de andanzas, Israel Jaime y José Solano, apodados Tambara y el Indio Solano, respectivamente, descubrieron en el sector el Polaco a orillas del rio Urucún en el Estado Bolivar,  el diamante más grande de Venezuela en todos los tiempos y uno de los diez más grandes del mundo. Esta piedra preciosa tenía 54.3 milímetros de ancho por treinta milímetros de largo y más de ciento cincuenta kilates.

Por: Abraham Martínez

Los antecedentes de este hallazgo, dan cuenta de que  estos tres socios mineros habían decidido romper la sociedad puesto que tenían la convicción de que alguno de ellos estaba empavado porque en siete meses no habían conseguido nada . Barrabas tenía intenciones de irse a Santa Elena de  Uairén a “verse” con un brujo para enfrentar la pava que lo aquejaba. Y fue  pocas horas después de esta decisión que encontró casi que por casualidad, en el área donde trabajaban sus dos compañeros , un gran bloque de tierra compacta , en un hueco de mas de cinco metros de profundidad; lo llevó al río y comenzó a lavar la tierra y cuando el bloque se estaba desintegrando apareció el enorme diamante.

Cuando Barrabás vio aquello, salió de inmediato a comunicarle la noticia a sus dos compañeros, exclamando “somos millonarios”, con lo cual quedó en evidencia su gran nobleza puesto que la “sociedad” ya la habían disuelto.

El 29 de octubre de ese mismo año, Barrabas, el apoderado Gilberto Daly y el abogado Matías Carrasco, partieron rumbo a Caracas, desde al Aeropuerto de Tumeremo.

Una vez en Caracas, comenzaron las negociaciones . El dinero de los prestamistas a cuenta de los dividendos  del diamante y el brillo de la fama, encandilaron el  espíritu del humilde Barrabás. Nunca había estado en una ciudad como Caracas y mucho menos con tanto dinero.  El Universal del 31 de octubre de 1942, relata las peripecias del minero por los sitios nocturnos y las tiendas de lujo de la época. Se describe cómo Barrabás compraba por primera vez  un  par de calzados de cuero para sustituirlos por las cómodas “cotizas”. Mandó a cortarse a la medida varios trajes con el famoso Morreo, el sastre de Medina Angarita.

El Roof Garden y el Pasapoga fueron sus sitios predilectos y se comenta que hasta prendía sus tabacos quemando billetes. También eran rumorados sus fáciles encuentros amorosos.

En noviembre de 1943 el diamante , fue comprado por la casa Harry Winston Inc. de Nueva York por 300.000 Bolivares( Unos 63.000 Mil Dolares para esa época) y Jaime Teófilo Hudson (Barrabás), recibió sólo 7.000 Bolivares una vez descontados todos los anticipos otorgados, regresando pobre nuevamente hacia su estado natal, con la esperanza de un nuevo descubrimiento que nunca llegó.

Sobre el autor

Nacido el 29 de enero de 1961 en la caraqueñísima Parroquia San Juan y residente de la no menos tradicional Parroquia San José . Con estudios inconclusos de Economìa y pateador de calles por oficio. Mi mayor alegría es ser guía y padre de unos ya adolescentes trillizos (Cecilia, Eugenia y Fernando) a los cuales desde pequeños les he inculcado el amor y gusto por la lectura y el conocimiento objetivo  de la realidad nacional

 

 

 

 

 


INFORMACIÓN RELACIONADA

DANOS TU OPINIÓN

4 comentarios »

Esta se parece a la historia (en pleno desarrollo aún) del cobero de Sabaneta.Demasiado parecido.

Posteado por Monche a las 11:05 AM, 11 de Julio 2011

Dicen que lo de generoso y noble, no era tan cierto

Posteado por martha aragot a las 9:10 PM, 11 de Julio 2011

Muchas gracias Abraham por tan interesante relato, recibe un saludo Venezolano desde República Dominicana

Posteado por Alfredo Milano a las 11:27 AM, 12 de Julio 2011

Te faltò decir que paso con los otros mineros.

Posteado por alfredo a las 9:11 AM, 14 de Julio 2011