“Caracas, ciudad de despedidas”

…mientras unos se marchan al extranjero, muchos otros se exilian en el resentimiento y la superficialidad.

     


Milagros Socorro

He visto “Caracas, ciudad de despedidas”, de Ivanna Chávez y Javier Pita. Lo he visto solo una vez, como un deber periodístico. Y me gustó. Me conmovió el coraje de esos muchachos al presentarse sin máscaras, sin lecciones aprendidas, solo con sus emociones, que, como diría Leibniz, son imperfecciones.

Creo que Ivanna Chávez y Javier Pita están a las puertas de una interesante carrera de cineastas. Han comenzado con una cinta que tiene un tono propio al tiempo que una provocadora falta de perspectiva propia. Es evidente que nunca se propusieron demostrar una hipótesis sino ofrecer unos apuntes de un estado del alma. Estado del alma que unos se atreven a mostrar en toda su confusión y muchos se empeñan en ocultar, a veces parapetándose en una pila de piedras, listas para arrojar a quien enseña sus emociones, ese estadio inferior de la vida intelectual.

Aprecio especialmente que Chávez y Pita se hayan sustraído de la tendencia dominante y anden a su aire. Mientras Michael Moore, por poner un ejemplo muy notorio, se hizo millonario y célebre haciendo documentales en los que insultaba a Bush, los directores de “Caracas, ciudad…” han tenido la suficiente independencia de criterios para no arroparse en la polarización, que, de seguro, les hubiera dado buenos dividendos. No hay nadie ensalzado, no hay nadie escarnecido. Solo un puñado de adolescentes que en ningún momento se propusieron impresionar a nadie, ni convertirse en líderes de ningún movimiento, ni voceros de ningún colectivo.

En la película parece haber una falta de narrador. Los testimonios quedan en una deriva, una aparente falta de propósito; y los testimoniantes están ahí, dando palos de ciego. A ver si logran redondear una idea, pero sin apremios porque no tienen interlocución. Por lo menos, no tienen una interlocución autoritaria, que los premie cuando dicen lo que se espera de ellos o les den con un palo cuando se ponen a hablar por la tapa de la barriga. No hay allí un polo de conciencia que exija economía de recursos y claridad en las expresiones. Los testimoniantes no le hablan a un cineasta, ni siquiera a un entrevistador, sino a una instancia difusa.

Es una serie de monólogos que no se ve limitada por la edición, esto es, por la cartografía personal del realizador. Es como si la película no estuviera regida por una voluntad autoral o política sino que fuera una aventura audiovisual librada al azar, que en este caso específico consistió en el azar de un grupo de adolescentes que, pese a su torpeza de léxico, están diciendo cosas que apelan con mucha fuerza al colectivo. Nos están diciendo dos cosas: tengo muchas razones para que abandonar mi país y tengo muy pocas herramientas intelectuales para hacer el inventario de las razones. De allí que los motivos reales y perentorios que han empujado a estos –y a tantos otros muchachos- a la emigración quedan desdibujados por su incapacidad para nombrarlos.

Es sabido que el documental no es la reproducción de la realidad, sino una mirada de ella. No cualquier mirada. Es una perspectiva profesional, con una clara orientación ética y estética. Es, pues, una mirada informada, emplazada en un determinado lugar político, que organiza imágenes y sonidos para sustentar una tesis. En “Caracas, ciudad de despedida”, esta mirada es parpadeante. No parece comprometida con una tesis. Da la impresión de que la película se trata de unos adolescentes abrumados por una sociedad violenta y en franca degradación, que los ha convertido en entes balbuceantes, incapaces de expresar con nitidez su propia circunstancia.

Esto obedece a que el guión no contempla la intervención de “voces autorizadas”, esto es, de sociólogos, demógrafos, estadistas o sicólogos que analizaran el fenómeno y lo presentaran en su dimensión objetiva, con datos que le aportaran consistencia al relato cinematográfico. No habiendo esto, la película carece de tensión como ocurriría con una banda que careciera de bajo.

Sin embargo, aún a pesar de sus carencias discursivas, los testimoniantes logran aludir a asuntos muy cruciales y dolorosas, que su generación ha debido enfrentar, como es el hecho de que las constantes “fiestas de despedidas” hayan devenido ritual social que debe aceptarse como algo positivo aunque simbolice un hecho negativo, cual es la separación de los amigos y de las familias.

No menos dramática es la declaración de otro testimoniante que, al tratar de recortarse una identidad citadina dice que él no es ni siquiera caraqueño, pese -es lo que entendemos- a haber crecido en esta ciudad. “Yo soy”, dice “del este del este…”, en certera referencia a la segmentación que viven los habitantes de Caracas, en su mayoría forzados a permanecer en guetos dentro de la propia urbe por diversas razones, entre las que resalta la inseguridad ciudadana. En su necesidad de expresar la molestia que le produce esa limitación de movimientos y lo reducido del espacio que le ha quedado para hacer su vida, el joven enfatiza: él no es ni siquiera de un punto cardinal de la ciudad sino del fragmento de uno de esos cuadrantes.

En mis 30 años de ejercicio del periodismo, he encontrado muy pocos entrevistados cuyos juicios y argumentos no se vean favorecidos con la edición. En mi trabajo, he optado por hacer una interpretación de lo que me han dicho los entrevistados, partiendo de lo que sé –o entiendo- que me han querido decir, haciendo para ello muchas preguntas y repreguntas hasta estar segura de la intención que han tenido los entrevistados al decirme tal o cual cosa. Incluso el hablante más inteligente, culto, formado y alerta con lo que dice, puede incurrir en gazapos o francas tonterías si se trascribe literalmente lo que dice, puesto que hay grandes diferencias entre el lenguaje oral y el escrito. Por eso, siempre he procurado escribir de tal manera que no traicione lo que se me ha dicho. En “Caracas, ciudad de despedidas” no hay edición, esa omisión piadosa de la que tantos entrevistados se benefician, tanto en la prensa como en la radio y en la televisión (puesto que hay edición también cuando el entrevistador corta de cuajo el flujo de conciencia cuando desbarra hacia lo insustancial, e introduce una pregunta o comentario que aporta interés al diálogo y fuerza al relato).

La pregunta que debemos hacernos es si el país tiene un discurso estructurado y serio para esta gente, tanto los que se fueron como los que quieren irse y los que secretamente cada tanto tiempo fantaseamos con un lugar, al pie de una biblioteca, donde pudiéramos trabajar con tranquilidad y luego salir a dar una caminata sin que nos roben, violen o maten. Los adultos, los planificadores, los políticos, la dirigencia, ¿tiene una respuesta menos balbuceante frente a la tentación del extrañamiento?

El punto es que el documental logra introducirnos en una realidad laberíntica: hay miles de jóvenes venezolanos que se han marchado ya del país buscando mejores perspectivas de futuro; y hay otros miles que contemplan hacer lo mismo. Cuántos son, cuál es el impacto demográfico para nuestra sociedad, cuánto le cuesta a la república esa salida de gente joven en cuya salud y educación se ha invertido, eso no lo dice el documental. Ni se lo plantea. Lo que nos deja ver es un conjunto de muchachos que rasguñan un asunto muy serio, muy acuciante y doloroso, con una especie de pereza de habla. No es una película de reflexiones sino de emociones.

Pero resulta que el mundo contemporáneo ha sido sometido a niveles muy altos de emocionalidad audiovisual. Hemos visto gente muriendo en pantalla, madres llorando a gritos sobre el cadáver tibio del hijo abatido… en los mismos días en que circuló “Caracas, ciudad…” vimos al Presidente llorando en cadena nacional al mencionar el tratamiento que está recibiendo por padecer de una terrible enfermedad. Frente a eso, qué son las torpes declaraciones de unos muchachitos que quieren ponerse fuera del alcance del hampa, de los atracos, de los secuestros, de las dificultades de una ciudad a medio construir (en realidad, a medio destruir). Son calificados de frívolos porque los horrores que temen –y por lo que quieren ir a la emigración- no han ocurrido todavía. Sus problemas son, pues, baratos, comparados con el drama de un hombre en la flor de la edad y en la cúspide del poder, que ve cómo su vida se le escurre sin remedio.

Para concluir: “Caracas, ciudad de despedidas” nos pone frente al hecho de que muchos jóvenes venezolanos no ven en su país una posibilidad cierta de desarrollo. Ni siquiera de vida, con calidad o sin ella. Eso es terrible. Y la película lo muestra. Como también nos pone delante la realidad incontrovertible de que las familias, la escuela y los medios de comunicación no hemos dado a nuestros hijos, alumnos y audiencia las herramientas mínimas para expresarse. Eso queda claro en los protagonistas del documental y, sobre todo, en muchos de los comentaristas de las redes sociales, que se apresuraron a enredarse en lo más insustancial de este asunto, eso sí, con un léxico y una ortografía calamitosos. Y lo peor, un tono tan fuertemente impregnado de envidia y prejuicios que no podemos sino ver que mientras unos se marchan al extranjero, muchos otros se exilian en el resentimiento y la superficialidad.

 


INFORMACIÓN RELACIONADA

DANOS TU OPINIÓN

8 comentarios »

¡Bravo! Debo confesar que cuando tropecè por primera vez con el video, lo paré a los pocos segundos de haber empezado y pensé: “Esta historia me la sè y no me interesa verla”. Luego, con la insistencia en twitter denigrando de la película, burlándose de los muchachos que la hicieron y de los que dieron su testimonio, me tomé el tiempo de verla y llegué a la conclusiòn de que en esa pieza audiovisual es mucho más impactante lo que no se ve que lo que nos muestra. Está allí presentada de manera tal vez un poco torpe en la forma de expresarla una angustia que no solo atormenta a los chamos de Caracas, sino a los de todo el país. La angustia de sentirse en un lugar que no les ofrece un futuro y en cuyo presente no se pueden desarrollar a plenitud. Un país del que más que querer irse, sienten que los estân expulsando. También pensé al ver que los testimonios los dan “hijos de papá” del este como los estigmatizan en las redes, en esos “hijos de mamá” del oeste que seguramente también quisieran despedirse de Caracas y del país pero no tienen los medios para hacerlo.

Posteado por Golcar a las 3:15 PM, 5 de Mayo 2012

Excelente!! Totalmente de acuerdo con su análisis, para esos que se sienten atacados o maltratados por este video, estos muchachos deberían de hacer otro video con sus papás y luego otro se sus abuelos, así ayudaría a entender mejor a los que critican esta iniciativa, incluso de manera tan mezquina como hacerlo desde el léxico de unos carajitos de hoy, que burdos, en resumida, cuando vi el video reflexione sobre lo que a diario vivo, como hago cuando llegue el momento de abrirle la puerta a mi hija (12a) para que salga a la calle sola, etc. Que padre responsable le dice a su hijo debes quedarte porque el país te necesita??? sabiendo que quizá lo que estés es salvando la vida…

Posteado por Emilio Herrera a las 3:17 PM, 5 de Mayo 2012

La realidad es una y cualquier dibujo que se haga de ella ha de reflejarla, sea una pieza artistica o algun garabato.
Quizas la incapacidad de expresarse derive de que son chicos que no tienen acceso a escuelas ya que ni el gobierno ni particulares se han ocupado de hacerlas en el Este de Caracas.
Muy maternal tu apologia justificativa.

Posteado por Henri Fiol a las 8:13 AM, 6 de Mayo 2012

He visto esa clase de jóvenes cuyo nivel intelectual no puede ampararse en una escasez de recursos económicos. Caracas Ciudad de Despedidas es un drama para mí. En primer lugar porque confirma el prejuicio de que “los hijos de papi y mami” son sosos, banales e incongruentes, comparados con cualquier otro adolescente. No importa que estudien en los mejores colegios, satisfagan todas sus necesidades y caprichos, su cultura es basta y materialista. En segundo lugar porque esos jóvenes que en realidad no tienen nada que decir, tampoco tienen nada en qué invertir su tiempo, viven en un limbo donde quizás irse del país sea la solución a su simpleza existencial donde lo importante es poder rumbear hasta las 3:00 a.m. sin que lo secuestren. Poder vivir a su antojo el momento sin que lo maten porque su falta de perspectivas sencillamente no da para más. Viven sin esperanza y este testimonio grabado y comprimido en 17 minutos de absurdos y torpezas nos deja con una pregunta: Ellos son el futuro?

Posteado por josie a las 9:01 AM, 6 de Mayo 2012

Razón tiene el comentario de Josie sobre la confirmación de que los hijos de papi y mami son lo que se pensaba, además no me parece que ellos sean el común denominador del caraqueño, son tan sólo una pequeña fracción, a mi parecer un documental con el mensaje dado debió haber sido elaborado con el común denominador de la población, clase media trabajadora.

Posteado por Dario a las 9:48 AM, 6 de Mayo 2012

Brevemente. Lo que ellos hicieron no es ni “película” ni mucho menos “documental.” Es un video hecho de manera amateur. Empezamos llamando Esto un trabajo cinematográficamente significativo y ya Youtube esta lleno entonces de piezas “cinematecas importantes”. Lo de CCDD es, a lo mucho, un video pobremente producido sin suficiente profundidad, criterio, o investigación. El trasfondo es importante. Ea un tema que nos ha acosado durante mucho tiempo. Pero este “video viral” lo que hace es despertar la conversación. No denigren el genero Documental dignificando este tipo de videos.

Posteado por Carlos a las 3:46 PM, 6 de Mayo 2012

[...] Milagros Socorro en Código Venezuela La pregunta que debemos hacernos es si el país tiene un discurso estructurado y serio para esta [...]

Posteado por Fragmentos sobre las despedidas | Ramiro Casó - Blog a las 10:14 PM, 6 de Mayo 2012

[...] el sábado subí al facebook, con el comentario que copiaré aquí más adelante, un artículo de Milagros Socorro con su “opinión personal” sobre el video “Caracas ciudad de despedidas”, pensé que con eso daría por despachado el tema [...]

Posteado por ¿Saben una vaina? Yo también #Meiríademasiado « Golcar's Blog a las 11:54 PM, 7 de Mayo 2012
does garcinia cambogia from vitamin shoppe work japanese sweet kidney beans recipe garcinia extract and colon cleanse diet sito annunci viaggi what is garcinia cambogia fruit called in hindi video cuori solitari sicilia canned kidney beans nutrition info annunci fisioterapista torino come trovare persone online skype garcinia burn review chat gratis senza registrazione glamour android chat heads code kidney bean extract gnc how old should you be to take garcinia cambogia miracle garcinia cambogia rx reviews garcinia cambogia correct dosage where can u buy garcinia cambogia extract garcinia cambogia for weight loss walmart pure garcinia cambogia in australia when does garcinia cambogia start working phytoceramides where to purchase pure garcinia cambogia in australia original garcinia cambogia is it safe natural garcinia cambogia health risks come fare per trovare nuovi amici are kidney beans a good source of carbs where do phytoceramides come from phytoceramide available in canada canned kidney beans baby food cerco ragazza rumena per lavoro chat oristano gratis senza registrazione chat italiana piu usata rice and kidney beans recipe cuori solitari arezzo genitori single a torino pure cambogia garcinia extract advanced garcinia cambogia rm garcinia cambogia pure select cerco amica in germania donne ucraine che la danno crociere per single economiche consigli per fare l amore prima volta nigerian beans and weight loss chat android socket annunci matrimoniali gratuiti a milano motori di ricerca file sharing chat flirt beginnen red kidney beans atkins diet garcinia cambogia source naturals review red kidney bean seeds meetic chat fonctionnement recensione cercasi amore per la fine del mondo chat single torino can you freeze kidney beans out of a tin effects of calcium on garcinia cambogia donne ucraine cercano lavoro vitamax garcinia cambogia free trial now super citrimax garcinia cambogia reviews garcinia cambogia extract capsules review are white beans complex carbs chat video android app chat single avenue chat free online no download cerco amici per uscire napoli chat seria senza abbonamento chat libera taranto meetic chat votre message est en attente de lecture giochi ragazze gratis per vestire chat gratis romanesc fetelor flirt chat website red kidney beans recipe with beef where can i find pure garcinia cambogia in stores come poter fare nuove amicizie agenzia matrimoniale jet set sistema di sicurezza fai da te single party melbourne ricerca per indirizzo email su facebook chat senza registrazione net are cannellini beans and white kidney beans the same thing trovare l amore a 35 anni pure garcinia cambogia plus agenzia matrimoniale russa cagliari cerco amicizia in chat app per far parlare iphone what is the difference between ceramides and phytoceramides garcinia cambogia extract bad reviews donne jouet chat white bean weight loss where can i find pure garcinia cambogia in stores sito di incontro 100 gratis white beans health benefits come farsi nuovi amici yahoo motori di ricerca brasiliani garcinia cambogia plus exercise diet pill garcinia cambogia gnc white bean kidney extract garcinia cambogia extract pure directions chat senza registrazione flash garcinia cambogia interactions with drugs chat gratis bilbao carbohydrates in beans siti di annunci di cani cerco un uomo benestante side effects of cambogia ultra nuovi amici a ciao ciao online chat 5233 garcinia cambogia xt and natural cleanse what is garcinia cambogia in punjabi app per chattare con persone vicine science experiment with kidney beans original garcinia cambogia label garcinia fusion reviews chat di facebook amici preferiti incontra gente online white bean extract amazon buy garcinia cambogia in sydney what kind of beans should i eat to lose weight chat online counseling free benefits of canned kidney beans anyone lose weight with garcinia cambogia