Los nuevos ministros | Por @danielduquenal

El mensaje es claro: aquí el gobierno está cerrando filas, sabe que el resultado del 7O no fue lo suficiente favorable para poder sortear la crisis que viene

     


DANIEL DUQUENAL. Creo que los gringos inventaron esa tradición de la “luna de miel” política, ese tiempo que se le da a un político recién electo para que tome sus primeros pasos sin ser juzgado con severidad. Obviamente, políticos reelectos no tienen tal beneficio aunque por lo menos se les permite unos días para saborear su nuevo triunfo. Ni siquiera esto está pasando hoy en Venezuela y no es culpa de la oposición: con sus primeros nombramientos al gabinete no solamente Chávez nos reta, pero da al traste con cualquiera buena intención que habría de parte de la oposición no para un dialogo pero, digamos, para un chat, aunque sea por Facebook.

 Nombrando Maduro vicepresidente era de esperarse. El es el heredero, por ahora. Pero dejándolo a cargo de la cancillería solo demuestra que Chávez está cada día más solo, sin nadie entre él y sus electores, sin nadie en quien confiar. Y también nos dice que seguirá la regaladera y el encompinchamiento con gobiernos represivos y asesinos.

 Poniendo una almirante a cargo de la secretaria de la presidencia con el doble propósito de hacer “el seguimiento a otros minsitros” solo indica que cada día Miraflores quiere contralor todo mas y mas. No indica que las mujeres tienen más poder, todo lo contrario, ¡a limpiar los desastres! ¡A chismear sobre los chavistas sospechosos! ¡A rasparlos antes de que le hagan otro Falcón a Chávez!

 Poniendo a Ernesto Villegas de ministro de la comunicación es demostrar que los periodistas que se tornan propagandistas son los únicos aceptables por el régimen. Rara vez un periodista a perdido tanto en una promoción. Poniendo a Loyo de vuelta fue la guinda. El retorno de un ministro que fue tan incapaz y tan corrupto que tuvo que salir del gobierno a patadas, por mas condición médica que se haya alegado, tiene que ser el mas significativo de los símbolos. No nos olvidemos que empezó como un invasor ratero llegando a la fama después de saquear la Hacienda La Carolina. Esa hazaña lo catapulto a ministro en donde él y sus compinches saquearon Agroisleña, hasta de sus inodoros según se cuenta. Con su pistola en cinturón, cual malandro cobarde, vejó al Sur del Lago. Llegó a mentirle a Chávez sobre la producción agrícola en picada. Pero Chávez lo recoge. ¡Increíble hasta para él!

 El mensaje es claro: aquí el gobierno está cerrando filas, sabe que el resultado del 7O no fue lo suficiente favorable para poder sortear la crisis que viene. Aquí lo que se trata es de rodearse de gente dispuesta a caerse a coñazos con la oposición. Ese es su unico menester. ¿Expropiará Loyo a la Polar? ¿Cerrará Villegas a Globovision? ¿Derrotará Maduro a Diosdado?

DANIEL DUQUENAL |@CodigoVenezuela


INFORMACIÓN RELACIONADA

DANOS TU OPINIÓN

Los comentarios están cerrados.